mundodocentes

El juego

Posted on: julio 31, 2011


Introducción al juego y los niños

Además de las necesidades físicas el niño tiene otro tipo de requerimientos: cariño y estímulo, cuya satisfacción es básica para su desarrollo mental y emocional.

Desde su primer día de vida el recién nacido es capaz de dar y recibir afecto y de relacionarse con otras personas. Esta interacción y el hecho de sentirse amado construirán su sentimiento de seguridad y de confianza en sí mismo.

Los lazos de afecto que se establecen en las primeras etapas de su vida, contribuyen a sentar las bases de las relaciones que tendrá en la vida adulta.

Los niños aprenden a través de la acción; por lo tanto, a medida que van creciendo, necesitan gozar de libertad para explorar y jugar. El juego es uno de los aspectos esenciales del crecimiento, favorece el desarrollo de habilidades mentales, sociales y físicas; es el medio natural por el cual los niños expresan sus sentimientos, miedos, cariños y fantasías de un modo espontáneo y placentero. Así mismo sienta las bases para el trabajo escolar y para adquirir las capacidades necesarias en etapas posteriores de la vida.

Durante la edad escolar, el niño requiere de ejercicio físico y de la recreación colectiva para fortalecer sus músculos y huesos, adquirir actitudes que favorezcan su convivencia, competencia e interrelación con los demás. El juego con otros niños favorece también el desarrollo de sus rasgos de carácter y personalidad. Por ello, la práctica constante de la actividad física y el deporte se hace indispensable para su pleno

¿Por qué juegan los niños?

El juego constituye en el niño su actividad central. Hace activo lo que muchas veces sufre pasivamente. El niño juega no sólo para repetir situaciones placenteras, sino también, para elaborar las que le resultaron dolorosas.

Al jugar, el niño exterioriza sus alegrías, miedos, angustias y es el juego el que le ofrece la posibilidad de elaborar, por ejemplo, los celos hacia un hermanito en el juego con un osito, al que a veces besa y a veces pega. El juego le aporta una larga serie de experiencias que responden a las necesidades específicas de las etapas del desarrollo.

Durante el primer año de vida, por ejemplo, los intereses se centran en el chupar, morder, explorar los juguetes, hasta la aparición de los dientes.

Más adelante, el “jugar a la mamá o el papá”, le permite identificarse con aspectos de ellos que contribuyen en la formación de la personalidad.

A medida que van creciendo comienzan a jugar con los juegos reglados donde se observa cómo pueden competir, si aceptan o no las reglas, cómo reaccionan frente al ganar o perder, etc.

Un niño que no juega nos hace pensar que algo le está sucediendo, y si esta situación se repite frecuentemente se hace necesario un análisis de la situación.

Compartir el juego del niño es una manera de intercambiar con él, contenerlo, y volver a conectarse con una parte de niños que conservamos los adultos a través del tiempo.

¿Cómo juegan los niños?

El juego provee a los niños la oportunidad de hacer sentir su universo. Esto los ayuda a descubrir y desarrollar su propio cuerpo, descubrir a otros y desarrollar relaciones interpersonales para imitar papeles de la familia y descubrir nuevos modos de operar.

El juego le permite al niño conocer su mundo, descubrir su cuerpo, conocer a otras personas y relacionarse con estas, desarrollar vocabulario e imitar roles de adultos. El juego es un medio primordial en el aprendizaje de los niños de nivel preescolar. Estudios han demostrado que el juego con un rango de funcionamiento psicológico incluye pensamiento creativo, solución de problemas, habilidades para aliviar tensiones y ansiedades, habilidad para adquirir nuevos entendimientos, habilidad para usar herramientas y desarrollo del lenguaje.

Rousseau enfatizaba la importancia del niño, desarrollando sus instintos naturales, estableciendo un juego de niños en su ocupación natural y que no sienta alguna diferencia. Él veía el aprendizaje de los niños llevándose a cabo a través de la libertad y espontaneidad que el juego provee. Pestalozzi comenzó la primera educación al exterior enfatizando que los niños deben continuar como lo hacían en el hogar, en orden para. Rousseau veía el juego como una forma libre y espontánea de aprender. Pestalozzi creía que el juego debía ser igual al juego del hogar encaminado a aprender.

El juego tiene motivación intrínseca. Es disfrutable, flexible, escogido libremente. No es literal. Requiere actividad verbal, mental y física. Krasnor & Pepler sugieren que el juego puro es una combinación de elementos. El juego del niño es simbólico (representando la realidad); significativo (experiencias relacionadas); activo (los niños están haciendo cosas); placentero (cuando se envuelven seriamente en una actividad); voluntario o intrínseco (motivado); los motivos son curiosidad, material, afiliación con reglas, expresado implícita o explícitamente, episódico, caracterizado por metas emergentes, cambiantes que los niños desarrollan espontáneamente.

El contenido del juego está influenciado por las experiencias de los niños y por el contexto en el que ellos se encuentran. El contexto puede incluir ambiente físico, tiempo, otros niños y adultos, culturas y expectativas. Jean Piaget propone que el juego puede ser pura asimilación, pero su relación o predominio de su asimilación sobre la acomodación es lo que define una actividad como juego. Dewey sugiere que el juego da prominencia o énfasis a una actividad sin mucha referencia a sus resultados. Bruner, Jolly & Silva, proponen que los niños usan invenciones en las reglas del juego en una forma creativa y generativa. Brunner y Sherwood ven el juego como una oportunidad para practicar su rutina de conducta. Los niños cuando juegan están continuamente percibiendo, usando contrastes: un aspecto social, de aprendizaje. El juego tiene un lugar particular en la Teoría de Piaget. Piaget escribió:

“El juego es una forma particularmente poderosa de actividad que tiene la vida social y la actividad constructiva del niño. Las funciones del juego difieren con la variación de edad cronológica. Muchas actividades del exterior e interior de los niños son determinadas por el equipo, espacio y superficie.”

¿Cuánto tiempo dedica a sus hijos?

Dra. Guadalupe Moguel Parra*

DaddysGirl.gif (25597 bytes)En este mundo de prisas, de apuros por ganar el dinero para vivir, los padres se olvidan de lo más valioso que les pueden otorgar a sus hijos: Tiempo que pueden convivir con ellos. Tiempo para corregir, para educar, para adquirir hábitos, así como el tiempo que el niño requiere pasar con sus padres.
Alguna vez usted, mamá o papá se ha preguntado: ¿Qué le gustaría a mi hijo hacer hoy con nosotros?
¿Recuerda usted qué hacía con sus padres cuando era niño? ¿Qué era lo que más le gustaba compartir con ellos? ¿Cuántas veces deseó tan sólo que lo abrazaran o lo besaran?
¿Ha pensado usted, de las 24 horas del día, cuánto tiempo dedica realmente a sus hijos? Piense que brindarle un abrazo cariñoso a un niño, tan solo le restará cuatro o cinco segundos, de esos 86 mil 400 segundos que tiene un día, ¿Es mucho pedir?, ¿verdad que no? 
El niño cuando es pequeño necesita sentirse amado y cerca de sus seres queridos, simplemente por ser un niño. Que no sólo lo quieran por sus logros, porque se porte bien y obtenga buenas calificaciones, sino tan solo por ser parte esencial e importante de la familia.

Recuerden que para ser un adulto sano y feliz, se debe haber sido un niño feliz, para poder amar y respetar a los demás, es importante haber sido amado y respetado de niño, para saber entregar nuestro tiempo a los demás, es necesario que de niño nuestros padres nos hayan entregado un poco de su tiempo… Pero no sólo como lo entendemos los adultos, sino como lo entiende el niño. A lo mejor para su hijo es importante que usted esté con él viendo en el televisor la serie de caricaturas que más le gusta, para su niña jugar a las muñecas, o incluso estar cerca de ustedes.

En esta sociedad, con crisis de valores, es necesario rescatar lo más valiosos que tenemos, como padres es nuestra responsabilidad la de crear un mundo mejor y de esperanza para los hijos, en el que ellos se sientan libres y creativos, para desarrollarse como personas.

¿Qué podemos hacer para que nuestros hijos tengan deseos de prosperar y de salir adelante en la vida?
Transmitirles un espíritu de lucha, de trabajo constante, de confianza en sí mismos y esto solamente se adquiere cuando el niño se siente a gusto por ser niño, se siente querido y respetado por sus padres.
Yo los invito a ustedes padres de familia, que les pregunten a sus hijos ¿Qué es lo que quieren hacer?, ¿cómo quieren pasar el tiempo y créanme no es con más dinero, no es con más juguetes, no es con más golosinas sino simple y sencillamente con una parte de su tiempo.

A veces como padres de familia, estamos preocupados por la educación de los hijos, y ¿saben cuál es la mejor forma de aprender para un niño?, el ver y participar de las actividades de sus padres, imitar hábitos, si bien es importante que ambos padres se incorporen a las actividades de sus hijos, para el niño es todavía más importante el participar de las actividades cotidianas de sus padres y del hogar, pues para él es el mundo de sus padres y del cuál quiere formar parte.

Como Pediatra de muchos niños, he visto a niños felices y otros que no lo son tanto, porque sus padres no se han preocupado por qué el niño o niña esté feliz, sino que sólo se han preocupado por su vestido, su alimento, su colegiatura y se han olvidado que todos los niños siempre son más sencillos que los adultos, que la percepción del niño es más simple que la del adulto, que el niño no es tan complicado y que para él cuenta más un poco del tiempo de sus padres que todo el oro del mundo, por ello les repito, denle a sus hijos ese espacio que sólo ellos saben aquilatar en toda su magnitud, como es el pasar un rato agradable con su niño.

Recuerde siempre ¡Que la calidad del tiempo que dedique a sus hijos, será el tesoro más valioso que ustedes le puedan otorgar!

Los Padres y los juguetes

A los padres es bueno enseñarles, no solamente juegos y actividades, sino también como usar los juguetes en el hogar.

En este sentido, pueden adaptarse las anteriores recomendaciones, a las cuales podemos añadir las siguientes:

Los hijos deben escoger libremente sus juguetes, por lo que los padres no deben imponerles sus propios gustos. Solo es aconsejable realizar alguna intervención cuando el niño o la niña seleccionan un juguete no adecuado para su edad y desarrollo.

Los padres deben dejar jugar a sus hijos con sus juguetes. No es infrecuente que se le compre al hijo un juguete, y luego sea el padre o madre el que juegue con el objeto. Por otra parte, el juguete que se le compra al niño o niña es para su uso voluntario y no para tenerlo de exhibición. En más de una ocasión hemos conocido de casos en que la niña, por ejemplo, tiene una colección de muñecas con las que nunca ha jugado, pues los padres le han coartado su uso, porque “las rompen”, o ” ha costado mucho dinero”.

Los padres han de saber que el juguete más costoso no es siempre el mejor, y han de preguntar a los educadores respecto a cuales adquirir para sus hijos. También en ocasiones se ve a padres que compran un juguete que les parece “lindo”, y que luego el hijo o hija no disfrutan, y dejan pasar por alto otro que realmente es fundamental para su desarrollo.

Aunque se redunde, los padres han de saber que el juguete no enseña a jugar, y que deben enseñar a sus hijos las acciones lúdicas, en una actividad conjunta plena de afectividad, paciencia y comprensión.
Los padres han de evitar en sus hijos la formación de una actitud consumista hacia los juguetes, y que no todo en la vida se puede tener.

Los progenitores a su vez han de enseñar a sus hijos a compartir sus juguetes con otros amiguitos, y posibilitar el contacto grupal de los mismos.

Padre y madre han de jugar indistintamente con sus hijos varones y hembras, y en ocasiones hacer de esto un evento que agrupe a toda su familia nuclear.

Al igual que con los educadores, muchas otras recomendaciones pudieran darse a los padres para el mejor uso de los juguetes con sus hijos, vayan estos pocos consejos como un alerta inicial de los que han de tomar en cuenta en la educación de sus hijos.

Así, el juguete expresa su importancia como elemento desarrollador de la formación y educación de los niños y las niñas, y destacan sus enormes potencialidades para la estimulación de todas sus inteligencias.

Los educadores y los juguetes

En el centro infantil la utilización del juguete como medio didáctico o como objeto de conocimiento, ha de apoyarse en una sólida base respecto a las posibilidades que el juguete puede ofrecer, y de cómo usarlo para alcanzar los objetivos que se propone el educador en sus actividades pedagógicas.

Realmente hablar de un juguete didáctico es casi una tautología, pues cualquier juguete, esté diseñado o no con propósitos de enseñanza, constituye en sí mismo un medio de conocimiento del mundo, y un objeto que propicia ese conocimiento.

Por lo tanto, lo único que diferencia a un juguete didáctico de otro que no se dice que lo sea, es que el primero está dirigido y orientado conscientemente a la consecución de objetivos educativos y concretos, posibilitando dirigir la actividad lúdica de los niños y las niñas de manera organizada, sistemática y planificada, hacia un objeto específico. Por lo tanto, cualquier área de desarrollo puede tener juguetes didácticos, y cualquier inteligencia puede promoverse por ellos.

Bien sea considerado como didáctico supuestamente concebido para el disfrute infantil, el uso del juguete en el centro infantil por parte de los educadores ha de tomar en cuenta ciertas consideraciones:

El juguete, al igual que cualquier otro objeto de la cultura humana, no refleja directamente su función, sino que requiere de un aprendizaje progresivo, que se da generalmente en la actividad conjunta de los niños y niñas con los adultos. En este sentido, el juguete no enseña a jugar, aunque su fin sea muy evidente. Es el educador, con su paciencia y comprensión infinita, quien pone en contacto al niño y la niña con el mundo de los juguetes, y les enseña las acciones que están impresas en su significación.

Todo educador ha de conocer profundamente los objetivos y metodología de cada juguete, para dirigir de manera más eficaz el proceso de apropiación por los niños y niñas de su significación constante.
El niño y la niña han de tener posibilidades de entrar en contacto por sí mismos con los juguetes, y tratar por su propio esfuerzo de “descubrir” su función, pero el educador ha de estar presto a brindar el nivel de ayuda que se requiera caso de que no sepan, o no puedan, aprender directamente su función.

Todos los niños y niñas han de jugar con todos los juguetes, para posibilitar la estimulación de todas sus inteligencias.

Los niños y las niñas han de aprender a compartir los juguetes, por lo que la educadora ha de aplicar los mejores manejos educativos cuando alguno quiera tenerlos solo para sí. Una buena medida es estimular a los pequeños a jugar de manera conjunta con un mismo juguete, o disfrutarlo por un tiempo y luego legarlo a los otros.

Un mismo juguete va a transformar su utilización en la medida en que se dan las diferentes etapas evolutivas, por lo que los educadores han de ampliar su rango de uso, conjuntamente con los cambios que se operan en los niños y las niñas. Por eso, los juguetes han de guardarse, o intercambiarse con los otros grupos etarios, y de esta manera se potencia su acción sobre los diferentes procesos y cualidades psíquicas.

El educador ha de orientar y hacer ver a los niños y niñas las posibilidades que pude tener cualquier juguete, y no solamente la de su función evidente.

Los educadores han de crear juguetes artesanales, utilizando todas las técnicas al alcance y los materiales de desecho y reciclables, aunque existan posibilidades de su adquisición industrial. Los niños y niñas pueden cooperar en la elaboración de los mismos.

Como estas muchas otras cosas pudieran aconsejarse a los educadores respecto a la utilización de los juguetes, solamente se han señalado algunas de las más importantes. Pero no solo a los educadores atañe esta problemática de los juguetes, también a los padres es aconsejable darles algunas recomendaciones.

El juguete y el desarrollo físico y psíquico del niño y la niña

Siempre que se comienza a tratar sobre las particularidades del juguete y sus efectos y relaciones con el desarrollo de los niños y niñas, invariablemente se correlacionan con la significación del juego, pues en dependencia de la misma es que generalmente se concibe la elaboración de dichos objetos. Así, por ejemplo, J. Piaget establece una clasificación de los juegos que es ampliamente conocida, y en la que se especifican que estos pueden ser funcionales, de construcción, de reglas, de roles, y didácticos, si bien estos últimos no constituyen realmente una categoría en sí mismos, sino una que es extensible a las demás, concepto sobre el cual se ha de volver en un momento posterior.

Sobre la base de esta clasificación de los juegos se organiza a su vez una idéntica referente a los juguetes, y se habla entonces de juguetes funcionales, de construcción, de roles, reglas y didácticos, que tienen determinados contenidos, funciones educativas y patrones de acción, estrechamente relacionados con el desarrollo de los juegos a que se refieren, y que se materializan en tipos determinados de objetos que se supone gozan de estas propiedades. De esta manera el juguete aparece como algo sin significación en sí mismo como objeto de la realidad, y sus efectos sobre el desarrollo físico y psíquico se valoran solamente en sentido de lo que proporciona el juego como tal. Esto, que en cierta medida es aceptable, limita, sin embargo, conocer verdaderamente las posibilidades del juguete para el desarrollo de los niños y niñas, pues solamente lo concreta a la situación del juego. Y si bien esta es la actividad más importante del niño y niña de edad preescolar, no es el único tipo de actividad que estos realizan, y en la cual, el juguete, como objeto de la realidad, también ejerce una acción estimulatoria sobre los distintos procesos y propiedades psíquicas, aunque no estén inmersos dentro de una actividad de juego propiamente dicha.

Por ejemplo, cuando el niño lactante manipula un objeto cualquiera, como puede ser una pelota (que generalmente se considera que es un juguete) y realiza varias acciones repetitivas con la misma, esto realmente no es un juego, ya que tales acciones se dirigen a conocer el objeto, sus particularidades y propiedades, y no a obtener un goce o disfrute con el mismo. A esta primera fase de la actividad con objetos es lo que se suele llamar como manipulación de objetos, y que siempre está dirigida al conocimiento de las características externas de los mismos. Pero, no obstante no está en una actividad propiamente de juego, sin embargo, dicho objeto (el juguete) ha propiciado una estimulación de diversos procesos y cualidades psíquicas, tales como la discriminación y diferenciación perceptual, la concentración de la atención, la generalización de relaciones, el razonamiento, en fin, ha tenido un efecto importante a los fines del desarrollo del niño o la niña.

Claro está, si esto también puede o no considerarse como juego en una discusión histórica dentro de la ciencia psicológica, algo que no va a ser objeto de análisis en el momento, lo importante es hacer notar que las posibilidades del juguete para el desarrollo no solo se circunscriben a la actividad de juego en sí misma, sino que van más allá, al conjunto de todas las actividades que el niño y la niña realizan en su transcurso evolutivo. Y que, por lo tanto, su estudio no solamente ha de hacerse en relación con sus posibilidades para concretar los objetivos del juego, sino de las más variadas actividades que los niños y niñas hacen, y consecuentemente, referidos a todas sus cualidades y procesos psíquicos y físicos. Y esto amplía, la viabilidad del juguete como medio para potenciar el desarrollo infantil.

De esta manera la finalidad de un juguete es estimular la actividad y la iniciativa de los niños y las niñas, posibilitando así que los más diversos procesos y cualidades psíquicas, así como las destrezas motrices, se desarrollen en relación con las particularidades intrínsecas de cada tipo de juguete y lo que este fundamentalmente promueve en cada acción psíquica o física. Se remarca señalar el aspecto “fundamental” que cada tipo de juguete potencia, para destacar que en un mismo objeto-juguete están asentadas no solo la acción psíquica que constituyen su función principal, sino también otras sobre las que igualmente ejerce un efecto, aunque no sea tan destacado en algunos casos. En el caso de la pelota anteriormente mencionado, si bien es obvio suponer que su principal dirección sea activar la actividad motora gruesa y los movimientos finos de la mano para el agarre, también actúa sobre la percepción de la forma, la sensibilidad táctil, la discriminación visual, entre otras propiedades. Ello evita considerar a un tipo de juguete exclusivo para una determinada particularidad del desarrollo, sino que abarca un amplio rango de posibilidades de estimulación.

Un fin principal del juguete lo es también el ofrecer al niño y la niña la oportunidad de expresarse y poner en práctica las nuevas habilidades adquiridas en las sucesivas fases de su desarrollo normal, en particular en la etapa infantil en la que el juego es la actividad fundamental y parte consustancial del medio en el cual se educan, constituyendo el instrumento básico de su proceso educativo.

El juguete y la formación de la personalidad

Si el juguete reviste tal importancia a los fines del desarrollo físico y psíquico del niño y la niña, es obvio que su elaboración debe relacionarse estrechamente con las sucesivas etapas de la formación de su personalidad, que en cada período plantea necesidades y motivos particulares, los cuales es necesario conocer bien para saber a donde dirigir la estimulación. En este sentido se da una correlación entre el uso que el niño o la niña dan al juguete y las particularidades del desarrollo de la personalidad en el período. Así, un buen juguete puede servir en las sucesivas etapas de la vida, sin necesidad de estar creando nuevos y más variados juguetes, pues lo que cambia es la manera como los niños y niñas los utilizan en las diferentes edades. Un mismo objeto-juguete puede usarse durante mucho tiempo, pero irlo haciendo cada vez más complicado, de modo tal que implique una continua estimulación, nuevos elementos que obligan al niño y la niña a hacer un ejercicio mayor de su imaginación y originalidad. Al insertar el juguete en una actividad de juego cada vez más compleja, el mismo objeto requiere de nuevas acciones psíquicas, esto permite que mantenga su nivel de estimulación, continúe ejerciendo un efecto sobre los procesos y propiedades psíquicas, y actúe sucesivamente en las distintas fases del desarrollo de su personalidad. Pongamos un ejemplo referido al juego de cubos (bloques), tan usado en la estimulación del desarrollo sensorial:

El lactante generalmente lo que hace es tomar las piezas, las tira, las golpea entre sí. Al gatear lleva las piezas de un lugar a otro, las vacía y llena en un recipiente.

El niño hasta los dos años rara vez construye una forma definida, pero logra hacer construcciones simples, como una fila o una torre sencilla.

El niño hasta los tres años ya hace verdaderas construcciones: torres complejas, puentes, trenes, barreras, entre otras.

Los mayores de cuatro años insertan su construcción en un juego, se interesan por darle un nombre a su construcción, y suelen añadirle un argumento a la misma, que forma parte de su representación.

A partir de los 5-6 años usan las piezas y construcciones de manera libre, asignándoles propiedades de los más disímiles objetos, a los cuales representan.

Como se observa, el juego de bloques utilizado ha sido el mismo todo el tiempo, pero ha variado su forma de utilización en la medida en que se ha producido el devenir evolutivo del pequeño y se ha ido dando una transformación en sus procesos psíquicos, esto está también muy relacionado con los distintos períodos de la formación de su personalidad, que hace cambiar las necesidades y motivos, y consecuentemente, las acciones, los intereses y las formas del comportamiento.
De esta manera el uso del juguete mantiene una correspondencia con el surgimiento y subordinación progresiva de los motivos, que constituyen uno de los componentes básicos en el desarrollo de la personalidad en las primeras edades.

Pero además, cuando el niño o la niña utilizan un juguete experimentan vivencias positivas o negativas relacionadas con el éxito o el fracaso de sus acciones con el mismo, lo que ejerce un efecto en sus emociones y sentimientos, en la esfera afectivo-motivacional.

Tal necesidad afectiva de poder establecer una relación emocional con los objetos del mundo que le rodea, que se materializan entre otros en los juguetes, determina que cuando los niños o niñas no tienen posibilidades de establecer este contacto afectivo con tales objetos, por carecer de ellos, sustituyen los más disímiles y le dan categoría de juguetes: una botella se transforma en una muñeca, un pedazo de madera se convierte en un barco, una escoba se vuelve un caballo. Esta sustitución, que también tiene una explicación en el plano intelectual y que es un componente importante en el juego, tiene además una implicación afectiva muy importante, y va a tener efectos considerables en la formación del niño y niña como personas.

Por esto es muy importante que los juguetes se adapten a los distintos niveles de edad y a los intereses infantiles. Por lo general se presta atención al desarrollo del juego, mientras que la naturaleza de los objetos que intervienen en dicho juego reciben una consideración secundaria. Sin embargo, el niño y la niña conciben invariablemente al juguete desde el punto de vista utilitario, para que le sirvan en el juego, y cuantos más usos puedan concebirles, más los preferirán y durante más tiempo les interesarán.
El mejor juguete es aquel que más se corresponda con el desarrollo psíquico y físico del niño y la niña, y el que de mejor manera satisfaga las necesidades y motivos que caracterizan su personalidad en formación. Por esto es indispensable un conocimiento profundo de las particularidades del desarrollo infantil para crear juguetes verdaderamente promotores de este desarrollo.

Si bien es cierto que deben concebirse los juguetes en relación con la edad, y por lo tanto, adaptarse al estado actual del desarrollo de los pequeños, es importante también relacionarlos con algunos que se adelanten en algo a sus posibilidades, para que incidan en su zona de desarrollo potencial, les sirvan de estímulo para alcanzar un nivel de desarrollo posterior. Este concepto, que tiene una significación particular dentro del proceso de enseñanza, la tiene a su vez en la utilización del juguete como medio de desarrollo del niño y la niña.

Por su propio devenir evolutivo el niño y la niña han de encontrar nuevas formas de acción en los mismos objetos y juguetes, pero el adulto ha de elaborar algunos que les obligan a utilizar recursos físicos y mentales de sus potencialidades. No es de olvidar que ningún objeto por sí mismo enseña a los niños y niñas a actuar, se requiere el concurso del adulto que es el que los pone en contacto con este mundo de los objetos, y les enseña las formas de actuación históricamente concebidas para estos objetos. En el caso que nos ocupa es bueno recordar que el juguete no enseña a jugar, al igual que un objeto cualquiera no demuestra por sí mismo su función, es necesaria una actividad conjunta del niño y el adulto para que, en el propio proceso de su acción, el pequeño asimile las relaciones y funciones que están impresas en la estructura del objeto. En esta actividad conjunta el adulto, al ubicar algunos juguetes que se adelantan un poco al nivel actual de desarrollo del niño y la niña, estimula sus zonas de desarrollo próximo o potencial, y se da como resultado un mayor nivel de desarrollo. Luego los niños y niñas aplicarán por sí mismos los conocimientos adquiridos, generalizarán relaciones, y descubrirán por su propia acción nuevos medios y formas de actuación con los juguetes, en un ininterrumpido proceso de crecimiento y desarrollo.

La edad y los juguetes

Se ha hablado mucho respecto a la selección de los juguetes de acuerdo con la edad, bien sea la cronológica o del desarrollo. Sin embargo, las investigaciones demuestran que esto solo tiene importancia como guía general.

El desarrollo del juego, y consecuentemente del juguete, es un proceso gradual, siendo su denominador común, la continuidad. Es decir, cada fase del juego es consecuencia de la etapa que le precedió, y en la actual, hacia su final, se van a dar las premisas de la fase posterior. En este sentido, en una misma etapa hay cuestiones referentes al estado actual, a lo que ya fue, y a lo que está por sucederse: determinar entonces que un objeto-juguete es propio y particular de una sola edad, puede conducir a graves errores en la educación del niño y la niña, en el desenvolvimiento de sus juegos, y en la selección de los juguetes.
Tampoco, por supuesto, puede irse al extremo de no tomar en consideración la edad para la elección de los juguetes, pues en alguna medida cada edad tiene sus correspondientes particularidades y propiedades que le son típicas y características.

Pero en general es más importante que el juguete se adapte al nivel mental y al desarrollo de la vida en sociedad del niño y la niña, que el restringirlo a una edad cronológica.

No obstante, la edad cronológica si parece tener una importancia en la consideración de la estructura del juguete. En los niños y niñas más pequeños, el buen juguete no tiene que reproducir exactamente el objeto en cuestión, sino reflejar en términos generales su función. Sin embargo, el niño y niña al final de la etapa infantil se interesan mucho más por los detalles, y son menos tolerantes con las toscas distorsiones de la realidad en los materiales que se les proporcionan para sus juegos.

En síntesis, de acuerdo con el aumento progresivo de edad el objeto-juguete ha de reflejar de forma más exacta la realidad, para posibilitar un mejor desenvolvimiento del juego infantil.

La edad es también un determinante importante en cuanto a las posibilidades de que el juguete permita la libre iniciativa y creatividad del niño y la niña. La mayor equivocación que se puede hacer en la lección de los juguetes es seleccionar aquellos que no permiten la variación y no se prestan a desplegar su habilidad creadora.

Un último aspecto en referencia con la edad está circunscrito al tamaño de los juguetes. En las primeras edades los niños y niñas prefieren los juguetes grandes, de ahí que, por ejemplo las pelotas que se utilizan con estos sean más voluminosas que las usadas con los grupos mayores, lo cual está relacionado con sus posibilidades motrices e intelectuales. Al niño o niña también le interesan las reproducciones pequeñas: automovilitos, zoológicos miniaturas, soldaditos, que apenas atraen la atención de los más pequeños.

El juego: Derecho de los niños

Podría decirse que el juego es casi un instinto con el que nacemos los seres humanos. En los primeros meses de vida el bebé juega con sus manos, las mira, las descubre y poco a poco entiende lo que puede hacer con ellas.

El juego es entonces la forma natural de incorporar a los niños en el medio que les rodea, de aprender, de relacionarse con los otros, de entender las normas de la sociedad a la cual pertenecen.

Un bebé con su sonajero descubre sonidos y movimientos, una niña con su rompecabezas se divierte mientras piensa, relaciona y capta. Así mismo, un adolescente con juegos como “Escondidijos” o de deportes como el fútbol o el baloncesto aprende la importancia del trabajo en equipo, el respeto al otro sea adversario o no y el acatamiento de normas en pro del entendimiento y la sana diversión.

Casi todos los padres le han comprado a su hijo un carrito o una pelota y a su hija la muñeca a la que podrá darle tetero y cambiarle la ropita. Estos juegos de hecho son importantes, pero a los padres se les ha olvidado incentivar en sus hijos el juego creativo y, más importante aún, compartido. Sentarse con los hijos a hacer figuras de plastilina, a pintar, a leer un cuento, a jugar “Lotería” o “Parqués”, o animarse a correr e inventar juegos que refuercen los lazos familiares.

El juego puede ser un fin porque proporciona diversión y esparcimiento pero también puede ser un medio para alcanzar un fin, y en ese sentido los padres pueden crear juegos para que sus hijos aprendan, por ejemplo, a recoger los juguetes después de jugar, despertarles el interés por algunos alimentos, enseñarles a lavarse los dientes y muchas cosas más.

Hemos mencionado aquí todas las ventajas que tiene el juego y, sin embargo, desde el sistema escolar se está presionando al niño para que cada vez, a más temprana edad, entre a una educación formal en la que el juego tiene escasa cabida. Detrás de estas medidas hay más un interés monetario que cualquier otra cosa y no sólo se minimiza el potencial del juego en el aprendizaje sino que también se está olvidando la importancia del juego en el desarrollo emocional y afectivo de los niños.

Un niño que juega es un niño que ama la vida, que entiende y tolera situaciones difíciles, que ama a quienes le rodean, es un niño que sonríe y es feliz.

El juego es un derecho que tiene todo niño y una oportunidad que tenemos los adultos de pasar un buen rato y de aprender de esa capacidad que tienen los niños de disfrutar y admirarse con las cosas simples. El juego es algo muy serio…

La creatividad y los juegos

Fomentando creatividad

La creatividad es la forma más libre de expresión propio, y para los niños, el proceso creativo es más importante que el producto terminado. No hay nada más satisfactorio para los niños que poder expresarse completamente y libremente. La habilidad de ser creativo ayuda a consolidar la salud emocional de sus niños. Todo lo que los niños necesitan para ser verdaderamente creativos es la libertad para comprometerse por completo al esfuerzo y convertir la actividad en la cual están trabajando en algo propio. Lo importante de recordar en cualquier actividad creativa es el proceso de la expresión propia. Las experiencias creativas ayudan los niños expresar y enfrentar sus sentimientos. La creatividad también fomenta el crecimiento mental en niños porque provee oportunidades para ensayar nuevas ideas y probar nuevas formas de pensar y de solucionar problemas. Las actividades creativas ayudan a reconocer y a celebrar el aspecto único y la diversidad de sus niños así como también ofrecer oportunidades excelentes para individualizar sus actos como padre y enfocar en cada uno de sus niños.

Oportunidades para la creatividad

Para satisfacer la necesidad de sus hijos de ser creativos y de expresión propia, asegurase de proveer actividades basadas en sus intereses e ideas. Aprenda a escuchar atentamente lo que le están diciendo sus hijos. Ofréceles un gran rango de materiales y de experiencias creativas: el trazar, la pintura, la fotografía, la música, los viajes a los museos o parques zoológicos, trabajar con el alambre, la arcilla, el papel, la madera, el agua, las sombras y más. Dele tiempo a su hijo tiempo suficiente para explorar los materiales y para seguir sus ideas. No se olvide de darles tiempo de hablar de estas ideas con otra gente, ambos adultos como los niños.

Variedades de experiencias

Buscan maneras de proveer experiencias multi-étnicas, multi-culturales y otras experiencias de la comunidad para los niños. En cuanto más experiencias con variedad que tengan los niños el rango de su expresión creativo será más amplio. En cuanto más experiencias personales tengan los niños con otra gente y situaciones fuera de su propio ambiente, más material tendrán para incorporar en sus juegos.

Trampas de creatividad

Aunque entiendan y aprecian las ventajas de la expresión creativa, algunos padres y profesores tienen dificultades de animar tal expresión. Tal vez no se sienten ellos mismos no se sienten creativos o están incómodos con el lío y los materiales. Es mejor dejar que su niño explica su creación en vez de adivinar lo que es. Intente de no juzgar, evaluar o comparar las expresiones creativas de sus hijos. Una poca de asistencia y dirección pueden ser de ayuda, pero tengan cuidado de no interferir con las exploraciones creativas de sus niños.

Fomentando el Proceso Creativo

Para fomentar el proceso creativo, anime a sus hijos hacer sus propias decisions. Deles las oportunidades frecuentes y bastante tiempo para experimentar y explorar los materiales expresivos. Lo que sus niños aprenden y descubren de sí mismos durante el proceso creativo es lo más importante. Demuestre su apoyo para el proceso creativo apreciando y ofreciendo apoyo para los esfuerzos de sus niños. La independencia y el control son componentes importantes en el proceso creativo. Esto es especialmente cierto cuando esta trabajando con los niños con inhabilidades.

Los juegos creativos

Uno de los tipos más importantes de actividad creativa para los niños es juego creativo. El juego creativo se expresa cuando los niños utilizan materiales familiares en nuevas maneras o de formas poco usual, y cuando los niños interpretan papeles y los juegos imaginativos. Nada da refuerzos al espíritu creativo y alimenta el alma de un niño como darle bloques grandes de tiempo durante el día para juegos espontáneos, inventados por los niños mismos. Pero muchos padres subestiman el valor del juego en las vidas de niños, olvidándose de que los juegos fomentan el desarrollo físico, el mental y el social. Los juegos también ayudan a los niños expresarse, y enfrentar a sus sentimientos. También ayudan a desarrollar la perspectiva única y estilo individual la expresión creativa de cada niño. Además, los juegos son una oportunidad excelente para integrar e incluir a niños con inhabilidades.

Evite de dominar los juegos. Deben ser el resultado de las ideas de los niños y no dirigidos por el adulto. Intente fomentar las capacidades de sus niños de expresarse a través de juego. Intente ayudar a sus hijos basar sus juegos en sus propias inspiraciones, no las suyas. Su meta es estimular los juegos y animar la satisfacción de los niños jugando con otros o consigo mismos. Preste atención al juego, planee para él, y anímalo. Aprenda como extender el juego de los niños con sus comentarios y preguntas. Intente de estimular ideas creativas animando a los niños que creen nuevas formas de utilizar materiales. Intente de mantenerse abierto a ideas nuevas y originales y animar a los niños que busquen más que una solución o respuesta. Evite los juguetes y las actividades que explican todo a los ños y que no dejan nada a la imaginación.

El juego: en el segundo año de vida

En el segundo año de vida, el juego de las escondidas se enriquece con el descubrimiento de las puertas y su función de cierre. El niño juega incansablemente a cerrar puertas y así hacer desaparecer a laspersonas queridas.

Otro descubrimiento de este período es el del vidrio que separa del contacto y de la posibilidad de ser agarrados.Estos juegos van acompañados de la aparición en el lenguaje del no, y en este segundo año de vida el niño juega con ese no respondiendo a toda solicitud que no aunque luego la acepte.

En este momento al niño le gusta jugar con tambores donde descarga su agresividad. El golpear en el tambor le sirveal niño para satisfacer su necesidad de descarga motora. Una olla y una cuchara pueden servir bien para este fin y el hecho de que sean irrompibles van a facilitar esta descarga evitando el sentimiento de culpa por las consecuencias de sus tendencias destructivas.

Otro juego de la época es el de usar arena, tierra y agua que simbolizan las sustancias que salen de su cuerpo. Más adelante serán reemplazadas por las plastilina.

Otros intereses de esta época son los globos y pelotas, este es un juego que va a persistir en el tiempo. Las muñecas y osos de peluche van a representar a los hijos fantaseados y van a servir para desplazar en ellos tanto muestras de su amor como de maltratos. Con ellos comienza también el aprendizaje de la maternidad y la paternidad.

Juegos a partir de los 2 años:

Alrededor de los 2 años comienzan a interesarse por recipientes para trasvasar sustancias.
Comienza el juego con ollas, sartenes, cubiertos para alimentar o privar de alimento a sus hijos. Estos juegos son realizados indistintamente por niñas y varones.

Juegos a partir de los 3 años:

Llegando a los 3 años, el varón desarrolla un interés muy grande por los autos, aviones, trenes, pero esto no es exclusivo de los varones, es un interés que también comparten las niñas.

A esta altura de la vida el niño descubre una forma de expresarse que es el dibujo, comenzando con el garabato que irá poco a poco evolucionando al dibujo propiamente dicho.

Cuestionario para comprar juguetes

Plantéate estas preguntas antes de comprar un juguete. Si respondes sí a la mayoría de ellas, el juguete es probablemente una buena compra:

  • ¿Este juguete es adecuado a la edad del niño/a?
  • ¿Le interesa lo suficiente como para jugar con él una y otra vez? ¿Por varios minutos o incluso durante una hora?
  • ¿Está bien construido?¿Durará mucho tiempo?
  • ¿El niño/a utilizará su imaginación cuando juegue con él?
  • ¿Se sentirá satisfecho al usar este juguete?
  • ¿Puede el juguete crecer con el niño/a?
  • ¿Puede el niño/a usar el juguete de formas diferentes?¿Puede tener múltiples usos?
  • ¿Ayudará al niño a jugar con otros niños y niñas de forma cooperativa y a buscar soluciones dondo todos ganen en caso de conflicto?
  • ¿Ayudará al niño/a a tener confianza en las otras personas, respetando sus diferencias étnicas, culturales y a valorar la naturaleza?
  • ¿Ayudará al niño/a a no reproducir estereotipos sexistas?

Guía del Juguete

Aunque el juego del niño/a tiene que ser libre y no acotado, la elección del juguete es esencial para orientar su desarrollo y aumentar la calidad del juego. A continuación te presentamos una selección de juguetes teniendo en cuenta, en cada momento, las características y estadios de sus destinatarios.

0 A 6 meses

Como son estos niños:

  • Comienzan a sonreir
  • Siguen con la mirada el movimiento de las personas u objetos
  • Tienen preferencia por las caras y los colores brillantes
  • Logran movimientos de aproximación, descubren las manos, dan patadas, levantan la cabeza, chupan con placer
  • Prefieren a su padre y a su madre o personas conocidas
  • Repiten esquemas de acción
  • Escuchan intensamente y cuando se les habla, responden con risas, gorjeos o sonidos imitativos
  • Inspeccionan los objetos con la boca, exploran con las manos y los pies
  • Se mantienen sentados si se les agarra, dan vueltas sobre sí mismos, se escapan, son escurridizos, dan botes y saltos
  • Agarran objetos sin usar los pulgares, golpean objetos colgados
  • Sonríen frecuentemente

Sus juguetes:

  • Nanas, rimas
  • Sonajeros, al principio de colores vivos, después transparentes con un interior interesante
  • Móviles, que la niña/o pueda ver desde la cuna
  • Muñecos y objetos de goma para chupar. Chupetes
  • Anillas para morder
  • Ositos de peluche suaves
  • Calcetines de colores vivos
  • Juguetes que hagan ruido al morderlos, apretarlos o tirarlos
  • Barras sobre la cuna con objetos colgados que se muevan, hagan ruido al golpearlos y le permitan asirse.
  • Mordedores
  • Espejos irrompibles
  • Los adultos, que cantan, hablan, juegan

Aunque el juego del niño/a tiene que ser libre y no acotado, la elección del juguete es esencial para orientar su desarrollo y aumentar la calidad del juego. A continuación te presentamos una selección de juguetes teniendo en cuenta, en cada momento, las características y estadios de sus destinatarios.

7 A 12 Meses

Como son estos niños:

  • Recuerdan simples acontecimientos
  • Son capaces de formar simples conceptos
  • Se reconocen a ellos mismos. Reconocen voces familiares y algunas palabras comunes
  • Dicen las primeras palabras con sentido
  • Exploran, golpean y agitan objetos con sus manos
  • Buscan objetos escondidos, ponen objetos dentro y fuera de recipientes
  • Se sientan solos
  • Se arrastran, se ponen solos de pie, andan
  • Parecen tímidos y comienzan a encontrarse incómodos con extraños

Sus juguetes:

  • Móviles
  • Objetos que rueden: pelotas de plástico y pequeñas, que las puedan agarrar con las manos, y grandes
  • Juguetes sonoros: que hagan ruido al manipularlos
  • Muñecas, muñecos y osos de trapo
  • Juguetes de corcho, goma de plástico para jugar en el agua
  • Cajas transparentes con un agujero para guardar “tesoros”
  • Colchonetas para gatear
  • Pelotas grandes que no rueden mucho
  • Las ADULTAS que cantan, hablan y juegan. No olvidar utilizar en todas las edades

Aunque el juego del niño/a tiene que ser libre y no acotado, la elección del juguete es esencial para orientar su desarrollo y aumentar la calidad del juego. A continuación te presentamos una selección de juguetes teniendo en cuenta, en cada momento, las características y estadios de sus destinatarios.

13 A 18 MESES

Cómo son estos niños:

  • Imitan las acciones de los adultos
  • Usa y entienden más palabras
  • Les gustan los cuentos
  • Experimentan con objetos
  • Andan con seguridad, trepan las escaleras
  • Piden mayor independencia pero prefieren estar con gente conocida
  • Reconocen la propiedad de los objetos
  • Aparecen los amigos, aunque también juegan solos
  • Empiezan a aprender lo que los adultos quieren que hagan, pero todavía no tienen la habilidad de controlar sus acciones

Sus juguetes:

  • Móviles
  • Muñecas/os de trapo, goma o felpa
  • Juguetes para empujar
  • Recipientes para llenar y vaciar
  • Botes de plástico para tapar y destapar
  • Pelotas y globos diferentes materiales
  • Juguetes que floten en el agua, tazas, barcos, muñecos lavables
  • Grandes construcciones de goma espuma forrada
  • Correpasillos
  • Palas y cubos
  • Animales y vehículos de plástico o madera
  • Cuentos para “chupar”
  • Revistas viejas para romper
  • Rimas, canciones, juegos con un adulto
  • Cajas o muñecos de música
  • Telas oscuras

Aunque el juego del niño/a tiene que ser libre y no acotado, la elección del juguete es esencial para orientar su desarrollo y aumentar la calidad del juego. A continuación te presentamos una selección de juguetes teniendo en cuenta, en cada momento, las características y estadios de sus destinatarios.

19 A 24 Meses

bebe aplauso

Como son estos niños:

  • Resuelven pequeños problemas
  • Hablan y comprenden cada vez más
  • Se muestran contentos cuando les reconocen sus logros. Les gusta ayudar en pequeñas tareas
  • Juegan cada vez más con sus compañeros/as
  • Aparecen los primeros juegos simbólicos

Sus juguetes:

-Motricidad:

  • Juguetes de transporte: camiones, trenes
  • Arrastres
  • Coches pequeños para hacerlos correr o grandes para subirse a ellos
  • Columpios, toboganes y escaleras
  • Bicicletas y triciclos sin pedales
  • Cubos, palas y material para jugar en la arena

Motricidad fina:

  • Construcciones tipo “duplo”
  • Masa de pan teñida

Expresión:

  • Pizarra o papel de embalar, grueso para pintar (con pintura de mano)
  • Cuentos de plástico o tela, sólo con ilustraciones
  • Caja de música y canciones infantiles

Juego simbólico:

  • Platos, ollas, tapas, cocinas
  • Animales de madera
  • Carritos
  • Teléfono

Aunque el juego del niño/a tiene que ser libre y no acotado, la elección del juguete es esencial para orientar su desarrollo y aumentar la calidad del juego. A continuación te presentamos una selección de juguetes teniendo en cuenta, en cada momento, las características y estadios de sus destinatarios.

2 a 3 años

Gifs Animados Ninos (30)

Como son estos niños:

  • Les divierte aprender nuevas habilidades
  • Aprenden el lenguaje rápidamente
  • Tienen poco sentido del peligro
  • Ganan destreza con las manos y los dedos
  • Se frustran rápidamente, son muy independientes aunque todavía dependen
  • Reproducen escenas familiares

Sus juguetes:

-Motricidad:

  • Triciclos con pedales
  • Objetos para arrojar, cargar y descargar
  • Coches, caballos y todo tipo de juguetes que tengan movimiento
  • Juguetes para el agua
  • Palas y cubos

Motricidad fina:

  • Construcciones grandes y ligeras
  • Puzzles (hasta 8 piezas)
  • Encajes de formas
  • Tijeras de punta redonda.
  • Vasos que encajan unos en otros
  • Pizarra y tizas para dibujar
  • Cuentos fáciles de manejar con buenas ilustraciones
  • Pintura de dedos, brochas…

Juego simbólico:

  • Animales y plantas para cuidar
  • Muñecas y accesorios: vestidos, coche, cama
  • Cocinitas equipadas con utensilios necesarios
  • Teléfonos
  • Títeres
  • Telas para disfrazarse

Expresión:

  • Instrumentos musicales: triángulos, panderos

Aunque el juego del niño/a tiene que ser libre y no acotado, la elección del juguete es esencial para orientar su desarrollo y aumentar la calidad del juego. A continuación te presentamos una selección de juguetes teniendo en cuenta, en cada momento, las características y estadios de sus destinatarios.

3 a 5 años

Gifs Animados Ninos (56)

Como son estos niños:

  • Tienen un tiempo de atención más prolongado
  • Se enfrentan a los adultos, son cabezotas y traviesos
  • Hablan y preguntan mucho
  • Prueban constantemente sus habilidades físicas
  • Revelan sus sentimientos en juegos dramáticos
  • Les gusta jugar con sus amigos/as, no perder
  • Comparten y guardan turnos algunas veces.

Sus juguetes:

Motricidad:

  • Objetos para el agua
  • Columpios, pelotas, coches, aviones, trenes
  • Patines y patinetes
  • Triciclos y bicicletas

Motricidad fina:

  • Conjuntos de construcción y puzzles (hasta 30 piezas)
  • Banco de carpintero, equipo con martillo, clavos, berbiquí, lija
  • Mecanos – Construcciones de madera grandes
  • Tijeras de punta redonda
  • Pegamento
  • Pinturas de cera, pinturas de dedos
  • Plastilina, barro para modelar

Expresión:

  • Pizarra
  • Cassettes y cintas canciones
  • Instrumentos musicales: carrillón, xilófono, maracas
  • Libros e historias cortas e ilustradas
  • Dominós, juegos de mesa y cartas sencillos

Juego simbólico:

  • Muñecas que se puedan lavar (es importante en esta edad que se detallen correctamente las diferentes partes del cuerpo)
  • Animales de juguete
  • Tiendas de indios
  • Instrumentos de oficio: jardinería, hospital, bomberos, garaje
  • Teléfonos de juguete
  • Cacharros de cocina
  • Pinturas de maquillaje
  • Ropa diversa para disfrazarse, sombreros…
  • Aviones y barcos de juguete

Aunque el juego del niño/a tiene que ser libre y no acotado, la elección del juguete es esencial para orientar su desarrollo y aumentar la calidad del juego. A continuación te presentamos una selección de juguetes teniendo en cuenta, en cada momento, las características y estadios de sus destinatarios.

6 a 8 años

Gifs Animados Ninos (9)

Como son estos niños:

  • Aumenta su curiosidad por la gente y cómo funciona el mundo en general
  • Pueden leer, dibujar, escribir, contar historias (a su estilo). Hacia los 7 la mayoría comprende la suma y la resta, si se emplean objetos y situaciones reales
  • Poco a poco se van interesando por el resultado final de sus acciones
  • Ganan mayor confianza en sus destrezas físicas
  • Muestran interés por los trabajos que realizan los adultos que admiran
  • Son capaces de expresar sus sentimientos y de controlarse, pero todavía necesitan a los adultos para calmarse. Muchos chavales y chavalas son capaces de ayudar a otros/as, por su propia iniciativa, en las actividades grupales y a resolver problemas entre ellos/as
  • Todavía requieren afecto y apoyo. La mayoría de las niñas/os necesitan protegerse del stress producido por la competitividad y el apoyo de adultos cálidos y entusiastas en todo aquello que pueden y hacen bien.

Sus juguetes:

Motricidad:

  • Pelotas, balones
  • Juguetes para la arena y agua
  • Utensilios de jardinería
  • Carretillas de madera y metal
  • Bicicletas con neumáticos grandes y estabilizadores
  • Cuerda de saltar
  • Bolos
  • Cuerda para saltar
  • Gomas, aros
  • Monopatín

Motricidad fina:

  • Juguetes desmontables
  • Coche de movimiento manual
  • Pinturas de acuarela, rotus, ceras
  • Puzzles más complejos
  • Juegos de construcción con piezas pequeñas
  • Caja de herramientas
  • Mecanos
  • Telares, hilo, agujas grandes

Expresión:

  • Cuentos, libros y diarios
  • Cassette, juegos de cartas y de mesa cooperativos
  • Cuentos y libros
  • Todo tipo de instrumentos: armónica, razu, guitarra, órgano

Juego simbólico:

  • Muñecas, ropas de muñecas, cohes, “clicks”
  • Disfraces: médicas, jardinera/o, payaso…
  • Marionetas
  • Caja registradora, máquina de escribir

Otros:

  • Juegos de experimentos
  • Microscopio y telescopio
  • Cromos, álbumes
  • Imanes, lupas
  • Cámara de fotos

¿Por qué los niños “Pierden el tiempo ” jugando?

“Niño deja ya de joder con la pelota
Que eso no se hace
Que eso no se dice
Que eso no se toca”
………………………………..(J.M.Serrat)

Quién no se ha preguntado alguna vez por qué juegan los niños o para qué lo hacen o si diferencian realidad de fantasía. Es también frecuente escuchar en las consultas a padres preocupados por creer que su hijo no entiende lo que le dicen ya que continúa con su actividad lúdica sin responderles ni referirse a lo dicho por los padres en absoluto.

El niño distingue muy bien entre la realidad del mundo y sus juegos, lo que ocurre es que toma muy en serio ese mundo fantástico porque ha volcado allí grandes afectos, está íntimamente ligado a él. Cómo es esto? Muchas emociones penosas pueden convertirse en fuente de placer al expresarse en un ámbito protegido en el que nada malo puede pasarle.

Al jugar puede hacer activo lo vivido pasivamente, lo padecido, rectificando una realidad insatisfactoria.
Se está cumpliendo además una función elaborativa al poder ligar la excitación producida por los sucesos que lo impactaron, conectándose el cese de la excitación con el dominio sobre el objeto y descargándose así la energía.

Otra de las causas del jugar es un deseo, el deseo de ser adultos. Jugando a ser mayores imitan lo que conocen de la vida de éstos.

Un beneficio que se deduce entonces es que el niño al imitar va aprendiendo, interioriza roles y actitudes.

Si bien toma elementos que extrae de la realidad se crea un mundo propio

En síntesis: jugar sirve para vivir en equilibrio, aprender y constituirse en un sujeto activo, capaz de crear.

Por eso tratemos de que nuestros niños no necesiten pedir como decía la canción de M. Elena Walsh ” quiero tiempo pero no tiempo apurado, tiempo de jugar que es el mejor, por favor me lo da suelto y no enjaulado adentro de un despertador”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

De lo nuestro lo mejor

Flickr Photos

Archivos

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 128 seguidores

julio 2011
L M X J V S D
    Ago »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
A %d blogueros les gusta esto: